24.4.12

Tridente literario. Libros (VII-X)

Por si os habéis dado cuenta, he agrupado distintas entradas, para que tanto para mí como para vosotros sea más fácil llegar al reto. Saludines con plantilla nueva :3

7. Un libro que te haya dejado triste

Voy a admitirlo de una vez por todas: soy una sensiblona de pies a la cabeza. Veo un gatito con cara de pena y me enternezco. Veo Ano Hi Mita Hana no Namae o Bokutachi wa Mada Shiranai y me entran ganas de llorar con el último capítulo. 
Pero llega un momento en el que soporto tanta llorera, se me cortan las lágrimas, y me invade una profunda tristeza. Este fue el caso de este libro, que leí para un proyecto que continuará en el cajón hasta que finalice unos cuantos y tenga la entereza para realizarlo.

Tierras de sangre (Ματωμένα χώματα), de Didó Sotiríu.
Sinopsis: Tierras de sangre narra el drama humano y la incisión histórica que supuso la expulsión de la población griega, en 1922, del suelo turco: un millón y medio de personas abandonaba así su ancestral morada tras una guerra lacerante—prefiguración de los conflictos históricos de nuestro siglo—que convertía a la población civil en víctima desgarrada del nacionalismo étnico y del irredentismo más feroz. Más allá de las fronteras literarias que demarcan la novela histórica, la presente obra de Didó Sotiríu—una de las voces más comprometidas de la Grecia contemporánea—se ha convertido, por la tensión narrativa y poética de sus páginas, por la reconstrucción tan fiel como dramática de realidades y personajes, en una novela de enorme éxito y un testimonio desgarrador del conflicto europeo entre fronteras.
(Sinopsis de la página de la editorial).

El protagonista de esta novela, Manolis Axiotis (cuyo personaje está basado en un hombre real), tiene que pasar por unos hechos durísimos, de los que solo consigue sobrevivir conservando la esperanza. Este libro, cuyo contexto histórico es desconocido (la guerra entre Turquía y Grecia por las tierras del Asia Menor, que durante siglos habían estado ocupadas tanto por griegos como por turcos), puede verse la crueldad de ambas partes. Los turcos masacraron a los cristianos armenios (cuyo sufrimiento puede leerse, por ejemplo, en Quadern d'Aram, de Maria Àngels Anglada), pero también a los griegos.
Y estos no dejaron títere con cabeza cuando ejercieron la violencia contra la población turca. Las potencias occidentales, que estaban metidas en el conflicto, empeoraron todavía más la situación.
Esa es una de las causas por las que tanto griegos como turcos tienen unas relaciones tan malas hoy en día. En , cuando no falta más de una década para que hayan pasado cien años de ese conflicto, sigo sin entender por qué tuvo que haber esta guerra. Como tantas otras.

Os dejo la canción que George Dalaras, un gran compositor griego, escribió y cantó para la banda sonora de la versión televisada de esta novela:

8. Un libro con el peor final

De este me acuerdo que fue el primer libro que leí en las vacaciones del verano del año pasado. Si volviera a empezar las vacaciones con este libro... en serio, no. No lo haría.
Angelology: el libro de las generaciones, de Danielle Trussoni.
Sinopsis: Evangeline era una niña cuando su padre la dejó a cargo de las Hermanas Franciscanas de la Perpetua Adoración, en el Convento de St. Rose, cerca de Nueva York. Ahora, con veintitrés años, el descubrimiento de una carta de 1943 la sumerge en una historia secreta que se remonta a miles de años: el antiguo conflicto entre la Sociedad de los Angelólogos y los Nefilim, descendientes de la unión de los ángeles y los hombres, unas criaturas de monstruosa belleza.

Los Nefilim, que han ido perdiendo lentamente su poder y grandeza de antaño, ansían descubrir los secretos que esconde esta carta, ya que podrían llevarles a su salvación y así conseguirían perpetuar la guerra en el mundo y dominar a la humanidad. Generaciones de angelólogos han dedicado sus vidas a intentar detenerlos. La hermana Evangeline, con la ayuda de Verlaine, un joven historiador, pronto se encontrará en el centro de este conflicto que los llevará desde el bucólico convento a orillas del Hudson hasta los rincones más exquisitos de Nueva York, pasando por el cementerio de Montparnasse y las remotas montañas de Bulgaria.

Mira que me atraía la temática, pero no sé ni cómo pude leerlo. La estructura interna está descompensada; todos los personajes son perfectos y maravillosos. La monja, Evangeline, es un dechado de virtudes que si se enamora, ni se le pasa por la cabeza que quizás puede haber un conflicto entre ella y sus creencias religiosas... Y luego, la parte de París es un tostón infumable.
Eso sin tener en cuenta el final. A pesar de ser muy abierto, que no me vengan con excusas. Es, sin lugar a dudas, el peor que he leído. La protagonista se despierta, está en lo alto de un rascacielos de Nueva York y ve sus alas. Fin.

Suerte que me lo dejaron, porque no hubiera gastado ni un euro en esta cosa...


9. Tu clásico preferido

Al este del edén, John Steinbeck
Sinopsis: Al este del edén, epopeya de resonancias bíblicas que aborda aspectos de la condición humana como el bien y el mal o la vida como una lucha incesante, narra las vicisitudes de dos familiar a lo largo de tres generaciones, entre la guerra de secesión y la primera guerra mundial, en el lejano valle Salinas, en la California septentrional. Tras acompañar a la familia Hamilton en su épico asentamiento en la región, el lector penetra en el sofocante mundo de los Trask, en el que el severo Adam intenta educar en el recto camino a sus hijos Aron y Cal.

Hace mucho tiempo que no lo leo, pero en cuanto me libre de lecturas, será mío de nuevo. De todos los libros que haya leído de John Steinbeck este es, probablemente, mi preferido. Era considerado por el autor, que tuvo una prolífica obra, como el mejor de todos los que había escrito.

Las similitudes de Caín y Abel con los personajes de esa parte, la frialdad de Cathy (quizás uno de los personajes que más me sorprendió, quizás por su actitud), la sabiduría de Lee... El desarrollo de todos ellos fue mi parte preferida porque repite los mismo patrones que otras novelas: la familia, el deseo, el mal, y las resonancias bíblicas de toda la narración.

«Desde afuera el proceso de escribir puede parecer romántico y especial, pero el día a día es aburrido, rutinario y maquinal, te lo aseguro», decía Steinbeck sobre la escritura, ya que para él su oficio no era algo tan fácil como hacer rosquillas, sino difícil y duro, como las situaciones por las que pasan sus personajes en algunas de sus novelas, donde deben decidir entre la vida y la muerte.
Os dejo este enlace, donde hay más pensamientos de este Premio Nobel acerca de esta gran novela.

10. Un libro que siempre te anima

No somos nadie, Pablo Motos
 Sinopsis: ¿Por qué los niños pequeños se comen todo lo que encuentran por la calle y luego, cuando les das la papilla, no la quieren?¿Por qué siempre que sale un tornado en una película se ve una vaca volando?¿Por qué las chicas aplauden cuando se ríen? ¿Por qué nunca coinciden los ojos con los agujeros de las caretas? Éstas y muchas otras dudas existenciales son objeto de profundo análisis en este libro. Antes de comprarlo, haz la prueba del ciruelo. Ábrelo por cualquier página y léela entera. Repite la operación con otra página; si ésta también te gusta, grita tan fuerte como puedas: «¡Ciruelo!», y después cómpralo… Un libro que supera la prueba del ciruelo no se encuentra todos los días.

Hace unos días arreglé mi minibiblioteca y me encontré este y su continuación, No somos nadie 2, pasaron a un lugar más accesible: entre mis manos. No sé qué tienen este par de libros, que siempre me arracan una sonrisa, sobre todo en los apartados de preguntas y respuesta y uno de esos dos sobre los títulos de los libros, y sobre aquellos libros que nunca existirían.

Es un libro para pasar el rato, y es así cómo me sube el ánimo. Y ahora que comento este libro, se habla de unas hormiguitas... quizás el programa de donde salió el libro fue el origen de que a Pablo Motos se le ocurriera El Hormiguero. Quién sabe.
Por si a alguien le apetece reírse un rato, aquí tiene.

Otros eternos secundarios son los notarios de los concursos de televisión, que están ahí, en una mesita, sentaditos sin decir nada. Y su momento estelar es cuando les dan una carta y él tiene que decir si es auténtica o no. La verdad es que nunca se ha dado el caso de que sea falsa. Eso sí que sería estupendo para un notario. Levantarse y gritar de repente:”¡No doy fe, esta carta es falsa!” Y todo el mundo corriendo despavorido, con el pelo en llamas: “¡Aaaaaaah!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

(Hola. Este es el contestador del blog.
Aquí abajo hay espacio para comentar lo que has leído o visto arriba. Los comentarios serán respondidos en menos de una semana.
Y pasa, pasa, que al té invita la casa. :)

Piiiiip).